Castillo de Montségur

El Castillo de Montségur, situado en el corazón de la región francesa de Languedoc-Midi-Pyrénées, a 80 kilómetros al suroeste de Carcasona y a 1.200 metros de altura en la cima de una colina natural, domina los verdes valles de Ariège a lo largo de la cadena montañosa de Pirineos, en Francia.

El Castillo de Montségu, ahora en ruinas, se encuentra en la cima de una escarpada formación rocosa desde la que se tiene una vista asombrosa, admirando la Montaña Negra e incluso la ciudad de Toulouse.

Historia del castillo


Château de Montségur

El nombre “Montségur” se originó del latín “mons securus”, que significa “colina segura”. Quizás porque, esta colina en la que se sitúa el castillo, siendo tan prominente incluso desde lejos, era un punto de referencia para fugitivos y víctimas, además de ser un verdadero símbolo de la resistencia cátara a los cruzados.

La evidencia de asentamientos humanos en el área del castillo se remonta a la Edad de Piedra. También hay restos de ocupación romana, ya que se encontraron monedas y herramientas romanas en el lugar y en sus alrededores. El Castillo de Montségur actual es la tercera estructura levantada en la colina, ya que en la Edad Media, había un castillo perteneciente a los condes de Toulouse y, posteriormente, otras casas nobles se asentaban aquí. Poco se sabe sobre las fortificaciones en aquel momento.

Castle of Montségur (France)

Los arqueólogos llamaron al antiguo castillo “Montségur I”. Más tarde, durante 1.204, Raymond de Péreille, uno de los señores de Montségur, reconstruyó el castillo en ruinas y lo refortificó, convirtiéndolo en un centro de actividades cátaras y hogar de Guilhabert de Castres, teólogo y obispo cátaro. El castillo fue un refugio para las familias cátaras desposeídas que buscaban refugio de los cruzados católicos.

En 1.242, un comando militar de unas 10.000 tropas reales puso sitio al castillo, el cual solo estaba defendido por unos 100 combatientes. El sitio duró nueve meses, hasta que el castillo finalmente se rindió. Aproximadamente 220 cátaros escogieron ser quemados vivos en masa en una gran hoguera al pie de la colina en lugar de rendir su fe. En la base de la montaña, una estela moderna conmemora la muerte aquellos cátaros. En la estela se puede leer:

“En este lugar, el 16 de marzo de 1.244, más de 200 personas fueron quemadas. Eligieron no abjurar de su fe”.

El asedio de Montségur fue una de las tragedias más conmovedoras de la guerra contra los cátaros.

Montségur castle

Hay una leyenda que dice que durante el asedio, cuatro miembros de los cátaros escaparon llevando tesoros y reliquias con ellos. El tesoro nunca se ha encontrado y nadie sabe de qué se trataba, sin embargo, muchas historias y rumores dicen que supuestamente, consistía en el Santo Grial.

Después de la destrucción de lo que los arqueólogos llamaron “Montségur II” durante el sitio, la actual fortaleza fue reconstruida gradualmente a partir de las ruinas durante el siglo XVII. Este fue un edificio típico de la arquitectura defensiva francesa real postmedieval y a menudo se lo conoce como “Montségur III”.

El castillo hoy en día


Inside the Ruins

En la actualidad, el Castillo de Montségur tiene una serie de tres fortificaciones. Casi nada ha sobrevivido de la primera, datando antes de 1.204, mientras que las terrazas que formaban las bases de las casas todavía son reconocibles alrededor del castillo. El pueblo estaba ubicado al norte y al oeste de la fortaleza, y probablemente consistía en casas de madera construidas alrededor de una torre de piedra. Los cátaros y otros creyentes se reunían dentro de la fortaleza, ya que su ubicación lo hacía inexpugnable.

La torre cuadrada situada contra la pared oeste también data del período de los cátaros y proporcionó acceso a una rampa de madera que conectaba con el paso de vigía. La cisterna donde se recolectaba el agua de lluvia aún existe.

Château de Montségur

Casi todos los restos visibles de Montségur (incluyendo una gran torre cuadrada rodeada por un muro de piedra de dos metros de espesor) datan de la reconstrucción realizada por Lévis-Mirepoix, una familia noble a la que se les entregó el castillo después de 1.245 bajo el mandato de Luis IX para la defensa contra el reino de Aragón. El castillo se desempeñó en esta función hasta principios del siglo XVI, cuando finalmente fue abandonado. El castillo fue catalogado como monumento histórico por el Ministerio de Cultura francés desde 1.862.

Subida al castillo

La vista del castillo en sí implica una empinada subida de 1.207 metros hasta la cima de la colina. Esta escalada no es para los todos los físicos, sin embargo, hay bancos en el camino y vistas impresionantes para ir parando poco a poco. Asegúrate de llevar zapatos cómodos y agua contigo. Vale la pena, ya que las vistas desde la cima son impresionantes y únicas.

Castillo de Montségur desde el aire









Deja tu comentario

Acerca del blog

Desde Versalles hasta Carcasona a través de los castillos del Loira, aquí comienza un recorrido por las fortalezas y mazmorras de Francia.

Mapa de los castillos

Mapa de castillos
Pulsa sobre la imagen superior para acceder al mapa de los castillos de Francia.